Los Estopa conservan, despiden la misma frescura, ingenio, lirismo, imaginación, humor y desparpajo de sus primeras canciones en el noveno disco en estudio titulado FUEGO. El nuevo álbum de Estopa ya está aquí:12 nuevas canciones que se publican en la misma fecha en la que hace 20 años David y José lanzaron su 1er disco. 20 años de carrera que se celebran con el estreno de uno de los mejores álbumes de la banda. FUEGO es, sin duda, el disco más rico y variado musical, rítmicamente; un disco muy inspirado, poderoso y luminoso. Y es increíble que escuchando esta docena de temas nos sigan atrapando sus crónicas tan personales como costumbristas. Estos hermanos de Cornellá que crecieron cantando a Camarón, Los Chichos, Los Amaya, Los Chunguitos, Serrat o Sabina, y a la vez se contagiaron del heavy-rock de Extremoduro y compañía o de la corriente rapera del hip hop más arrabalero. Se presentaron con un estilo propio que revolucionó la rumba catalana y la actualizó mezclando e incorporando géneros y sonidos hasta entonces ajenos. Han vendido más de cuatro millones de discos en España e Hispanoamérica; han cantado junto a los mencionados ídolos y junto a Rosario, El Canto del Loco, El Bicho, Ana Belén, Albert Pla, Rosendo, Leiva, etc ; han grabado versiones de Serrat, Sabina, Chambao, Macaco, Victor Manuel, Rozalén, Los Chichos, Juan Maya, Ojos de Brujo o María Jiménez; ayudaron a la selección española de fútbol a ganar la Eurocopa 2012 con su himno Showtime 2.0; han ganado premios Amigo, Ondas, de 40 Principales, de Dial…
Los Muñoz son fieles a su estilo, a la fórmula de su éxito, incluido el recurso de comenzar un tema con un compás lento de balada o a medio tiempo, a modo de introducción, hasta romper con la rumba, unas veces más rumba y otras más rockera incluso hiphopera. Pero también saben romper sus propias reglas y Atrapado entra a saco, sin intro que valga… directamente al grano, con la conjunción “y” de primeras como habiendo entrada ya previamente en diálogo. Todo un hallazgo, una letra que contagia desde la primera frase.
En efecto, con FUEGO David y José alegran la vida, mueven nuestras caderas y nos hacen arrancar por palmas, algo que llevan haciendo desde hace un par de décadas. Se mantienen naturales, cachondos, sin fisuras, sin disimulos, sin esconder sus sentimientos ni en sus canciones ni en sus entrevistas. Alegres sí, pero también melancólicos y tiernos… Arde otra vez el espíritu indomable, silvestre, bravío de Estopa*. Han compuesto despacito, a fuego lento, historias suyas que son las nuestras. Sí, escriben sobre ellos mismos y, de paso, narran anécdotas y situaciones cotidianas más que reconocibles por todos.
Para ambos las buenas canciones siempre vuelven por mucha mosca cojonera que les distraiga.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí