1. Sudar te hace adelgazar

Por esta creencia hay personas que compran las famosas fajas adelgazantes, hacen ejercicio con mucha ropa o incluso se pasan media hora en un sauna.

El cuerpo suda para regularse corporalmente, el exceso de calor se contrarresta evaporando agua que sale por nuestra piel.

Lo que pierdes es agua no grasa, por ello la importancia de beber antes, durante y después del ejercicio.

2. Perdida de grasa localizada

No existe ni comidas, ni cremas, ni ejercicios específicos para oxidar la grasa en una zona fija. El cuerpo elije en que zonas acumular grasa y de donde sacarla para su oxidación; intervienen factores hormonales, genéticos y morfológicos de la persona. Es aconsejable realizar ejercicios que involucren la mayor parte de la musculación.

3. Beber un vaso de agua con azúcar para las agujetas

¡Que hasta yo he pecado en hacerlo!

Pero primero, ¿Qué son las agujetas?, son microrroturas que se producen en las fibras musculares que generan posteriormente una inflamación y eso nos produce dolor. El ácido láctico producido en el ejercicio no se cristaliza en las fibras musculares ocasionando pinchazos y dolor. Por tanto, bebes la mezcla de agua con azúcar para disolver los cristales de lactato inexistentes carece de sentido.

Sabiendo esto no tomes nada mágico ni te auto mediques, solo espera a que el musculo se recupere y al día siguiente entrena otra parte del cuerpo.

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí